BLOG

22 Jul

Infecciones del Tracto Urinario

Infección

Infecciones del Tracto Urinario

Definición

Las infecciones del tracto urinario (ITU) afectan a una gran proporción de la población mundial y  son una de las enfermedades infecciosas más comunes.

Las ITU afectan principalmente a las mujeres, debido a la anatomía de las vías urinarias. La presencia de las ITU varía fundamentalmente con la edad y sexo del paciente. Las mujeres menores de 10 años y las de 18 a 40 años (con vida sexual activa) son las que más frecuentemente adquieren estas infecciones. Aproximadamente, la mitad de todas las mujeres han tenido una ITU antes de alcanzar sus 30 años de edad.

Sintomatología y Clasificación

Algunos signos y síntomas que se presentan son: dolor al orinar, orinar frecuentemente, urgencia miccional y presencia de sangre en la orina.

Las ITU siguen la ruta ascendente y son causadas por bacterias presentes en la flora intestinal normal; primero, la bacteria entra por la uretra hacia la vejiga, para después ascender a través de los uréteros hasta los riñones.

La bacteria puede diseminarse en el tracto urinario y establecerse una bacteriuria, que se considera significativa cuando la concentración de unidades formadoras de colonias de bacterias por mililitro de orina supera los 100,000.

La presencia de bacterias no necesariamente conduce a enfermedad. Altas concentraciones de bacterias pueden ser detectadas en el tracto urinario de individuos durante exámenes rutinarios de orina y muchos de estos individuos no tienen síntomas. Esta condición es llamada bacteriuria asintomática y generalmente no se necesita tratamiento.

Por otro lado, los casos de bacteriuria sintomática son clasificados ya sea como cistitis cuando la infección es limitada a la vejiga o pielonefritis cuando el riñón está infectado. Mientras la cistitis en individuos sanos generalmente se resuelve sin dejar secuelas, la pielonefritis puede causar serias complicaciones y puede ser fatal.

La cistitis y pielonefritis son las enfermedades que más frecuentemente se encuentran en la clínica.

La cistitis aguda es una inflamación superficial de la vejiga y la uretra la cual conduce a los principales síntomas asociados que incluyen; micción dolorosa (sensación de ardor), necesidad urgente y frecuente de orinar generalmente se orina pequeñas cantidades, deseos de orinar aunque la vejiga esté vacía, sangre en la orina y en algunos casos dolor encima del pubis que indican una infección renal. El paciente puede experimentar algunos o todos los síntomas mencionados.

La prostatitis aguda ocurre cuando la bacteria invade la próstata, causando dolor perineal y fiebre.

Las infecciones pueden diseminarse dentro del tracto urinario, frecuentemente los pacientes tienen recurrencias de cistitis algunas veces espaciados con episodios de pielonefritis.

La pielonefritis es usualmente un problema más serio, los dos primeros síntomas son dolor lumbar, en un costado y en el área justo debajo de las costillas, y fiebre que persiste por más de dos días superior a 38 °C. Otros síntomas menos comunes son, nauseas, vómito y malestar en general además de los síntomas característicos de cistitis. La orina puede estar turbia, con sangre o con mal olor.

Tratamiento


Aunque los antibióticos son casi siempre efectivos para eliminar la infección de la vejiga, el tratamiento con antibióticos no necesariamente previene infecciones recurrentes en la misma persona a menos de que se eliminen las bacterias contaminantes.
 
Las infecciones renales son más difíciles de tratar que las infecciones de la vejiga debido a que los antibióticos no llegan en altos niveles a los riñones. Para administrar eficazmente uno y otro tipo de antibiótico, es muy recomendable realizar una prueba de sensibilidad o antibiograma, que ayude al médico a elegir el más efectivo contra el tipo de microorganismo que está causando la infección.

El antimicrobiano más comúnmente prescrito para la cistitis aguda es la nitrofurantoina por vía oral, o una combinación de trimetoprim/sulfametoxazol, asimismo, se pueden utilizar amoxicilina, cefalexina o ciprofloxacina. Cada uno de estos regímenes tradicionalmente curaba del 90 al 95 por ciento de cistitis agudas en mujeres, sin embargo esto ha cambiado debido a las resistencias desarrolladas por las bacterias ante estos y otros antimicrobianos.

Prevención

Beber grandes cantidades de agua ayuda a limpiar el tracto urinario de bacterias.

En mujeres con ITU recurrentes, la terapia profiláctica con antibióticos puede ser usada para prevenir recurrencias.

Los tratamientos largos con agentes antibacterianos orales también son útiles para prevenir infecciones recurrentes en mujeres quienes son susceptibles a reinfecciones frecuentes. El uso prolongado de un catéter urinario aumenta en mucho la probabilidad de una infección del tracto urinario.

En PROQUIMED  realizamos estudios de laboratorio  como examen general de orina y urocultivo,  herramientas necesarias para confirmar el  diagnostico de infección de vías urinarias.

Consulta a tu Médico
Dr. Diego Armando Martínez Barroso
Médico Banco de Sangre PROQUIMED
Tel. 311 7987